Publicado el Deja un comentario

Piruletas de caramelo y títeres

Lollipops and puppetsEsta semana he tenido un poco de trabajo preparando los regalos de cumpleaños para la fiesta de Natalia.

Queríamos obsequiar a los invitados con algo distinto a las cajas preparadas con chuches que se reparten en los cumpleaños. Y después de hacer la colección de títeres de caperucita y ver la ilusión que les hizo a los niños me puse manos a la obra a hacer un batallón de caperucitas y otro de lobos. Os pongo alguna foto para que veáis lo chul@s que quedaron.

Títeres caperucita roja y el loboPara las piruletas necesitamos:

-500 gr. de azúcar

-2 cucharadas de agua

-3 cucharadas del aroma que más nos guste (opcional)

-Fideos de colores

-Colorante alimentario

-Palillos de brocheta.

-Papel transparente

-Lazo

Comenzamos poniendo el azúcar en un recipiente con base ancha a fuego medio, añadimos el agua y el aroma (en caso de no tener aroma le ponemos esa cantidad de agua). Podemos poner un poco de colorante si queremos obtener algún color en concreto. Mezclamos todo bien y vamos removiendo de vez en cuando hasta que se disuelva el azúcar. El caramelo estará en su punto cuando aparezca una espuma de pompas muy finas.

Preparamos en la superficie de trabajo el papel vegetal, ponemos los palillos de brocheta y echaremos donde vayamos a poner el caramelo unos pocos de fideos de colores. Una vez que desaparezca la espuma del caramelo, con una cuchara sopera iremos dejando caer el caramelo suavemente sobre los fideos para que forme un circulo y a continuación y antes de que se solidifique el caramelo pondremos por encima otra vez los fideos de colores. Así iremos haciendo todas las piruletas. Hay que tener en cuenta que el caramelo endurece muy rápido así que si tardamos un poco debemos poner el recipiente con el caramelo al baño maría o sobre el calor que ha quedado de la vitro.

Ya tenemos las piruletas y los títeres (patrones en el post colección títeres de fieltro), y ahora solo queda unirlas con un poco de silicona. Podemos colocarlas en una bandeja o en un recipiente alto para que se puedan mantener de pie.

Os podéis imaginar lo bien que se lo pasaron los peques jugando con sus títeres, lobos comiéndose a caperucitas, caperucitas comiéndose a lobos, en fin todo lo que su imaginación fue capaz de crear.

Finalmente se fueron a casa con su lobo o su caperucita para seguir disfrutando de ellos.

¡Si te gusta, compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *